Los principales referenciales de petróleo cerraron noviembre con fuertes presiones ante una nueva incertidumbre sobre el futuro de la demanda, registrando la mayor contracción mensual desde marzo del 2020, con el WTI cotizando en 66.18 dólares por barril, el Brent en 70.57 dólares por barril y la mezcla mexicana en 63.16 dólares por barril, indicó un análisis de Banco Base.

En el penúltimo mes del año, el West Texas Intermediate (WTI), el petróleo de referencia en Estados Unidos, cayó 20.81%, el Brent, el crudo de referencia del mercado europeo, retrocedió un 16.37% y la mezcla mexicana bajó 18.61 por ciento.

El desempeño negativo de los precios del crudo durante noviembre derivó de tres factores, indicaron especialistas de Banco Base. Uno fue la liberación de reservas de crudo en algunos principales países consumidores de petróleo.

“La Casa Blanca confirmó la liberación de 50 millones de barriles de petróleo de su reserva estratégica al mercado. La India añadirá otros 5 millones de barriles de sus reservas de emergencia y Reino Unido contribuirá con 1.5 millones de barriles”, puntualizaron.

Un segundo factor fue el temor en torno a la nueva cepa de Covid-19 que se está extendiendo rápidamente en el sur de África, lo que llevó a la Unión Europea, Singapur y el Reino Unido a tomar medidas para detener los viajes aéreos desde la región.

El tercer factor es que la Administración de Información Energética de Estados Unidos estimó una mayor producción de crudo, que aumentará a 11.6 millones de barriles diarios en diciembre y para el 2022 será de 11.9 millones de barriles diarios.

Este martes, los precios del crudo cayeron. El WTI descendió 5.39%, la mezcla mexicana 5.01% y el Brent 3.91%, luego de los comentarios del director ejecutivo de la farmacéutica Moderna, Stephane Bancel, sobre la baja probabilidad de que las vacunas Covid-19 actuales no sean tan efectivas contra la variante Ómicron.

"Los comerciantes de energía estarán atrapados durante las próximas dos semanas hasta que surja una imagen más clara sobre qué tan malos se vuelven los bloqueos y las restricciones de viaje con esta nueva variante”, expuso Ed Moya, analista senior de Mercado en OANDA.

judith.santiago@eleconomista.mx