Los precios del crudo subieron levemente este día y cerraron la semana con avances, debido a que datos económicos mejores que lo esperado en Estados Unidos fortalecieron el panorama para la demanda de crudo y porque las tensiones geopolíticas en el estrecho de Ormuz amenazaban los suministros.

El crudo referencial internacional Brent ganó 7 centavos o 0.11%, a 63.46 dólares el barril con lo que acumuló un alza semanal del 1.7%, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subió 18 centavos o 0.32%, a 56.20 dólares el barril y sumó un avance semanal de 1.2 por ciento.

El crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró menos que lo esperado en el segundo trimestre debido a un aumento del gasto del consumidor, lo que favoreció al panorama para el consumo de petróleo.

"Sumando y restando, el dato fue positivo", dijo John Kilduff, socio de Again Capital Management. "El PIB superó las expectativas (...) el gasto de consumidor superó los límites, pero el gasto de las empresas fue casi tan negativo como el del consumidor fue positivo", agregó.

Una desaceleración económica global, especialmente en Asia y Europa, podría debilitar la demanda de crudo fuera de Estados Unidos y mantener los precios bajo control.

"Hay una batalla en el mercado ahora entre quienes piensan que veremos condiciones económicas ralentizadas que golpearán a la demanda (...) y quienes (se concentran) en lo que ocurre en el golfo Pérsico y en el menor bombeo de los productores", dijo Gene McGillian, vicepresidente de investigación de mercado en Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

Sondeos de Reuters realizados entre el 1 y el 4 de julio mostraron que las perspectivas de crecimiento de casi el 90% de las más de 45 economías encuestadas se redujeron o se dejaron sin cambios. Eso se aplicó no solo a este año sino también a 2020.

Un repunte de las acciones y la caída de la producción de petróleo de la estatal mexicana Pemex también ayudaron al avance de los precios, dijo Josh Graves, estratega senior de materias primas de RJO Futures en Chicago.