El petróleo cerró estable el martes presionado por la preocupación sobre el impacto en la demanda de crudo por el brote de coronavirus en China, pero los precios del crudo recibieron apoyo por una reducción de los suministros en Libia.

El crudo Brent subió 8 centavos, a 57.75 dólares por barril. Los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI), en tanto, cerraron sin cambios con respecto a la sesión anterior, a 52.05 dólares por barril.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó 0.55% a 47.49 dólares el barril.

Aunque los nuevos casos de coronavirus en China continental han disminuido, expertos mundiales dijeron que es demasiado pronto para definir si el brote está siendo contenido.

La Agencia Internacional de Energía expuso la semana pasada que el virus podría hacer que la demanda de crudo caiga en 435,000 barriles por día en el primer trimestre del 2020 frente al mismo periodo del año anterior, en el que sería su primer declive trimestral desde la crisis financiera en el 2009.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y productores aliados, entre ellos Rusia, han estado considerando nuevos recortes a la producción para apoyar los precios.

El grupo, conocido como OPEP+, pactó reducir la producción de petróleo en 1.7 millones de bpd hasta fines de marzo.

Los ministros de petróleo de la OPEP+ se reunirán en Viena el 6 de marzo tal como se había planeado inicialmente, dijo el martes un alto funcionario del Ministerio de Energía ruso. El grupo considerará la recomendación de un panel asesor de reducir el suministro en otros 600,000 bpd.

La producción de crudo se ha reducido drásticamente en Libia desde el 18 de enero, debido al bloqueo de puertos y campos petroleros por parte de grupos leales al comandante Khalifa Haftar.

Inventarios en EU hilan cuatro semanas de alzas

Los inventarios de crudo en Estados Unidos habrían aumentado la semana pasada por cuarta semana consecutiva, al tiempo que los de destilados habrían descendido por quinto periodo seguido, mostró el martes un sondeo de Reuters.

Cinco analistas consultados por Reuters estimaron, en promedio, que las existencias de crudo estadounidense aumentaron en alrededor de 3.8 millones de barriles en la semana al 14 de febrero.

Los inventarios de petróleo aumentaron en 7.5 millones de barriles en la semana al 7 de febrero, a 442.5 millones de barriles, superando las expectativas de analistas de un incremento de 3 millones de barriles.

La encuesta se realizó antes de los reportes del grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) y de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), una agencia del Departamento de Energía de Estados Unidos.

API entregará sus datos de la semana más reciente el miércoles, mientras que la EIA lo hará el jueves. Ambos informes se retrasaron en un día debido al feriado del lunes en Estados Unidos.

Los analistas estimaron que los inventarios de gasolina habrían aumentado en 500,000 barriles la semana que terminpó el 14 de febrero, al tiempo que las existencias de destilados, que incluyen el diésel y combustible para calefacción, habrían descendido en 1.7 millones de barriles.

Por su parte, la tasa de utilización de refinerías habría caído en 0.7 puntos porcentuales la semana pasada, desde 88% de la capacidad total en la semana culminada el 7 de febrero, según el sondeo.