El petróleo operaba el viernes con bajas, cotizando cerca de los 108 dólares el barril, debido a que una desaceleración estacional de la demanda de crudo y los pronósticos de un modesto crecimiento del empleo en febrero en Estados Unidos superaron los temores relativos al suministro por la crisis en Ucrania.

El hemisferio norte está cerca de iniciar la primavera, una época del año en que el clima más benigno y los mantenimientos en las refinerías frenan la demanda de crudo.

El dato de nóminas no agrícolas en Estados Unidos se publicará a 1330 GMT y se espera que la cifra muestre un alza en febrero, pero las duras condiciones del invierno podrían haber mermado el incremento.

El petróleo Brent perdía 17 centavos, a 107.93 dólares, a las 1036 GMT, luego de cerrar el jueves con una subida de 34 centavos.

El crudo en Estados Unidos, el WTI, en tanto, subía 15 centavos, a 101.71 dólares, luego de ganar 11 dólares en la sesión anterior.

Se prevé que ambos referentes terminarán la semana a la baja. El Brent se dirige a su segundo declive semanal, mientras que el contrato estadounidense marcaría su primer declive en ocho semanas.

El nerviosismo por la situación en Ucrania volvió a aumentar por una votación del jueves en el Parlamento de Crimea, que apoyó unirse a Rusia y programó un referendo separatista para el 16 de marzo.

Se espera que las tensiones en Ucrania sigan siendo fuente de apoyo para el precio del petróleo.

Las nóminas no agrícolas de febrero subirían en 149.000 -un alza respecto a enero y diciembre- aunque la cifra se habría visto limitada por condiciones inusualmente severas en invierno.

frm