El petróleo cayó la jornada de este lunes tras tocar un máximo de dos años sobre 72 dólares por barril, presionado por una toma de ganancias y la posibilidad de mayores exportaciones iraníes, aunque una recuperación de la demanda y los límites a la producción de OPEP+ brindaron soporte.

La demanda está creciendo en Estados Unidos y Europa a medida que se levantan las restricciones impuestas para frenar la propagación del Covid-19 y, en otra señal positiva para el uso de combustible, India está flexibilizando su cuarentena.

La OPEP y sus aliados se están apegando a los límites acordados a la producción hasta fines de julio.

Los precios retrocedieron desde los máximos de sesión alcanzados a primera hora, y analistas citaron la presión ejercida por datos chinos que mostraron que las importaciones de crudo cayeron a mínimos del año en mayo.

El Brent cayó 40 centavos hasta los 71.49 dólares por barril, luego de tocar su cota más alta desde mayo de 2019 a 72.27 dólares. El WTI cerró en 69.23 dólares, tras llegar a 70 dólares por primera vez desde octubre de 2018.

Es posible que los inversores hayan vendido algunos contratos para tomar ganancias cuando el WTI alcanzó la cifra redonda de 70 dólares, dijo Jim Ritterbusch, de Ritterbusch and Associates.

En cualquier caso, los máximos sugieren la sostenibilidad de este movimiento alcista con algunos valores más altos por delante", dijo Ritterbusch.

El crudo ha subido durante las últimas dos semanas. El Brent ha ganado más de un 38% este año, y el WTI un 43%, ayudados por las restricciones a la oferta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, y la demanda se recuperó en parte del colapso inducido por la pandemia de Covid-19.

Irán y las potencias mundiales entrarán en una quinta ronda de conversaciones el 10 de junio en Viena que podría incluir que Washington levante las sanciones económicas a las exportaciones de petróleo iraní.