Los precios del petróleo descendieron netamente en Nueva York y Londres, afectados por una serie de indicadores decepcionantes en Europa y China, que auguran una reducción de la demanda de energía.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en julio terminó en 72.58 dólares, en baja de 1.39 dólares en relación al viernes.

En el InterContinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte con igual vencimiento, perdió 1.94 dólares a 72.71 dólares.

Los precios se habían recuperado la semana pasada, subiendo de menos de 70 dólares a cerca de 75, pero luego del fin de semana largo por el feriado del lunes en Estados Unidos, los temores priman nuevamente.

"Es difícil que los precios mantengan su impulso cuando cada dos o tres días hay un recordatorio de la fragilidad de la economía", estimó Phil Flynn, de PFG Best Research.

En la zona euro, la tasa de desempleo aumentó levemente en abril, a 10.1% contra 10% el mes anterior, lo que constituye un nuevo récord, y el índice PMI industrial bajó, reflejando una desaceleración del crecimiento en el sector.

El Banco Central Europeo (BCE) estimó por otra parte que los bancos de la región podrían tener que contabilizar en sus balances nuevas depreciaciones de activos por 195,000 millones de euros de aquí a fines del 2011.

En ese contexto el euro cayó a su nivel más bajo en cuatro años, cerca de 1.21 dólares, recuperándose hacia las 18H00 GMT a 1.2298 dólares, contra 1.2305 en la noche del lunes.

Otra fuente de inquietud, China, donde dos índices de los directores de compras retrocedieron, reflejando la desaceleración de la actividad industrial como consecuencia de las medidas destinadas a impedir un sobrecalentamiento de la economía.

El mercado petrolero es muy sensible a toda indicación de desaceleración de la actividad en el país que se constituyó en los últimos años en el motor del consumo mundial de crudo.

Esta serie de indicadores "confirma algunos temores del mercado" sobre la recuperación económica, comentó Bart Melek, de BMO Capital Markets. "El mercado petrolero necesitará catalizadores positivos (para recuperarse, ndlr) y por el momento no se ven venir".

RDS