Desde el 17 de febrero a la fecha, el peso mexicano lleva una apreciación de 5.2% frente al dólar estadounidense.

El tipo de cambio se ubica en 17.88 pesos por dólar en operaciones interbancarias.

La ganancia de la moneda mexicana frente a la divisa estadounidense, se debe en parte al repunte del precio internacional del petróleo, pues en ese mismo lapso, el crudo registra un incremento de 19.04%, para alcanzar un precio de 34.57 dólares por barril.

El incremento del crudo ha sido determinante para la recuperación del peso mexicano, pues en los últimos días se ha observado una alta correlación (80%) entre la moneda local y el crudo.

En las operaciones de este jueves, el tipo de cambio peso-dólar finalizó en un precio de 17.8885 pesos en operaciones interbancarias, que con respecto al cierre previo (17.8125 pesos) representó una depreciación de 0.43%, mientras las cotizaciones al menudeo (ventanilla bancos) concluyeron en 18.23 pesos por dólar.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base Gabriela Siller Pegaza indicó que la moneda mexicana fue una de las pocas divisas que se depreciaron frente al dólar, debido a los datos económicos anunciados como bienes duraderos y órdenes de fábrica, los cuales salieron por debajo de las estimaciones del mercado.

Comentó que la mayoría de monedas a nivel mundial se recuperaron con respecto a la divisa americana, tras mantenerse la baja probabilidad de que la Reserva Federal (Fed) suba su tasa de referencia en el mediano plazo.

La especialista anticipó que existe una amplia posibilidad de que el precio del petróleo WTI rompa su tendencia bajista, subiendo temporalmente a una cotización hasta 37.0 dólares por barril, lo cual llevaría al tipo de cambio peso-dólar hasta un nivel cercano a 17.50 pesos por dólar.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx