Los precios del petróleo subieron cerca de 2% el viernes y el barril en Estados Unidos alcanzó su cota más alta en más de tres años, debido a que los suministros globales siguen siendo ajustados y el mercado espera noticias de Washington sobre posibles sanciones contra Irán.

Bob Yawger, director de Mizuho, destacó el plazo del 12 de mayo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fijó para que sus socios europeos “arreglen” el acuerdo nuclear con Irán o se negará a extender la exención de las sanciones estadounidenses al país petrolero.

El petróleo West Texas Intermediate (WTI) en Estados Unidos subió 1.89%, o 1.29 dólares a 69.72 dólares el barril, luego de que tocó un máximo de sesión de 69.97 dólares, su mayor nivel desde noviembre del 2014. En la semana, ganó 2.3 por ciento.

El crudo Brent avanzó 1.70%, o 1.25 centavos a 74.87 dólares el barril. El referencial global terminó la semana con un alza de 0.3 por ciento.

La mezcla mexicana de exportación subió 1.24%, a 60.64 dólares por barril.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán dijo la semana pasada que la demanda de Trump de cambiar el acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales es inaceptable. Trump ha dicho que sus aliados europeos deben rectificar las “terribles fallas” del acuerdo internacional antes del 12 de mayo.

Las potencias europeas quieren entregar esta semana a Trump un plan para salvar el acuerdo con Irán.

Pero también han comenzado a trabajar para proteger las relaciones entre las compañías iraníes y europeas si el presidente estadounidense cumple su amenaza de retirarse del tratado.

Irán retomó su rol como un importante exportador de petróleo en enero del 2016, cuando las potencias globales levantaron sus sanciones a cambio de límites al programa nuclear de Teherán.