Los precios del oro negro cerraron al alza en la sesión alcanzado su mayor nivel desde mediados de noviembre, tras la fuerte reducción de las reservas en Estados Unidos.

En Nueva York, el barril de light sweet crude (WTI), referencial estadounidense, para entrega en abril ganó 1.39 dólares, 2.44%, para cotizar en 58.26 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en mayo subió 88 centavos, 1.32%, a 67.55 dólares.

La mezcla mexicana de exportación, por su parte, ganó 54 centavos, 0.90%, a 60.30 dólares.

La gasolina estadounidense se vendió en 1.8568 dólares por galón, 2.27% arriba del precio del martes.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron en la última semana, ante una mayor producción en refinerías, con un declive también en las existencias de gasolina y un alza en las de destilados, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

Los inventarios de crudo bajaron en 3.9 millones de barriles en la semana, al 8 de marzo, comparado con el aumento de 2.7 millones de barriles que esperaban los analistas.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, tuvieron un descenso de 672,000 barriles , agregó la EIA.

La tasa de operación en refinerías subió en 30,000 barriles por día.

El indicador de utilización aumentó en 0.1 puntos porcentuales. Las existencias de gasolina disminuyeron en 4.6 millones de barriles, contra el pronóstico de analistas consultados por Reuters de una caída de 2.5 millones de barriles.

Suben exportaciones

En la última semana, las importaciones netas de crudo en Estados Unidos subieron en 2,000 barriles por día.  “Los importantes esfuerzos realizados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por reducir su oferta y la caída continua de la producción en Venezuela, algunos corredores empiezan a ponerse un poco nerviosos y a preguntarse si la oferta puede seguir respondiendo a la demanda”, dijo Phil Flynn de Price Futures Group. (con información de AFP y Reuters)

Pacto OPEP-Rusia sigue siendo eficaz para que mercado se recupere

Dos años después de constituida para recuperar el control sobre los mercados de crudo, la alianza entre Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sigue siendo eficaz y conveniente para ambas partes.

Sin embargo, los expertos destacaron que una asociación más formal y permanente es prematura, ya que Moscú aspira a mantener su independencia.

Golpeados por la caída de los precios entre el 2014 y el 2016, Rusia y Arabia Saudita inicialmente se culparon mutuamente por el colapso que arrasaba sus economías. Pero a fines del 2016 se unieron y alcanzaron un acuerdo para limitar la producción de crudo que representa más de la mitad de la oferta global.

Esta alianza, conocida como OPEP+, ha durado hasta ahora, con reuniones regulares y entendimientos para mantener límites en la producción.

El lunes, representantes de las dos partes se reunirán en un hotel en Bakú, Azerbaiyán, para revisar el acuerdo que es válido hasta junio, y posiblemente proponer una extensión durante otro evento previsto para abril en Viena, Austria.

Tienen previsto discutir opciones para formalizar una alianza que ha aportado aire fresco a la OPEP y que otorgó a Rusia un nuevo papel en el mercado petrolero.

El pacto entre la OPEP y sus aliados  no fue una decisión fácil, después de años de competición por un segmento del mercado, lo que condujo a un exceso de producción.

“Antes de que la OPEP+ entrara en acción,el grupo había cesado de funcionar”, dijo Rustam Tankayev, experto de la Unión de Productores de Petróleo y Gas de Rusia.

“La única posibilidad de la OPEP para recuperar el poder de regular el mercado global de petróleo era expandir significativamente la alianza”, añadió.

Por su parte, Francis Perrin, director de Investigaciones del Instituto de Asuntos Internacionales y Estratégicos de Francia, destacó que las relaciones entre Rusia y la OPEP “no siempre fueron fáciles”.

“La OPEP solía considerar a Rusia como un añadido ilícito que se beneficiaba de los esfuerzos de otros. El que hayan logrado esta cooperación duradera ya es real”, sostuvo.

El desafío para la OPEP+ es retener influencia para mantener los precios en un nivel que garantice retornos presupuestarios cómodos para los países productores, sin hacer estallar un boom en Estados Unidos.

“El papel de la OPEP va a disminuir en los próximos 20 o 30 años, y los sauditas son conscientes de eso”, aseguró Igor Delanoe, subdirector del grupo franco-ruso Observatory. (AFP)

[email protected]