El 3 de enero, los precios del petróleo se encarecieron hasta 4% tras el ataque de Estados Unidos a un líder iraní; sin embargo, una vez que han aminorado los temores a un posible conflicto, la cotización del energético se ha estabilizado, tendencia que esperan que continúe, según analistas.

“Si bien es probable que las tensiones en el Medio Oriente sigan caldeándose, lo que sugiere una mayor prima de riesgo para los precios del petróleo, la oferta sigue siendo amplia gracias al esquisto de Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia, lo que indica que no habrá un aumento de precios. Es improbable que el crecimiento se dispare, lo que también deberá fungir como un límite en los precios”, comentó Esty Dwek, jefa de Estrategia de Mercados Globales de Natixis IM.

Desde el 3 de enero, el estadounidense WTI tiene una caída de 7.47%, desde los 63.05 dólares por barril al inicio del periodo hasta su cierre en 58.34 dólares por barril.

En tanto, el crudo mexicano de exportación tiene un retroceso de  6.95% a 54.79 dólares por barril, y el Brent del Mar del Norte tiene una corrección de 5.85% a 64.59 dólares por barril, según datos de Reuters y de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El área de análisis de Banco Base prevé que la cotización del petróleo WTI se ubique en 56 dólares por barril en promedio durante el primer trimestre del año, el Brent en 61 dólares por barril, y la mezcla mexicana en 51 dólares por barril.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base comentó que la sobreoferta mundial en el precio del energético ha desviado el foco de la atención a los conflictos geopolíticos en Irak e Irán.

“Hay que mencionar que el mercado espera que los inventarios de petróleo en Estados Unidos hayan incrementado en, al menos, 1 millón de barriles durante la semana previa, lo cual se añadirá a los inventarios totales estadounidenses que ya se encuentran por encima del promedio móvil de 5 años”, indicó la especialista.

No obstante, Siller señaló que ha habido cierta recuperación debido a preocupaciones por interrupciones en suministro de crudo en Libia e Irak, pues debido a las tensiones entre ambas naciones, hubo un bloqueo de pozos petroleros.

“Si bien, todavía no se sabe con exactitud cuánta producción pudo verse afectada. Para el caso de Libia, la producción pudo haber disminuido en alrededor de 72,000 barriles diarios, mientras que la producción de Irak pudo haber disminuido en 50,000 barriles diarios”, aseveró la especialista.

Hacia el final del año, el área de análisis de Citibanamex anticipa que el WTI finalice en diciembre en 54 dólares por barril y para el Brent estima una cotización de 57 dólares por barril.

[email protected]