El crudo cayó el martes, ya que los inversionistas temen que la guerra comercial entre Estados Unidos y China seguirá afectando a la economía mundial y que el aumento de inventarios de crudo en Estados Unidos presionará aún más los precios.

Las pérdidas fueron limitadas por el optimismo sobre un posible acuerdo del Brexit y las señales desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de que son posibles nuevas restricciones a los suministros.

Los futuros del referencial mundial Brent perdieron 61 centavos,  1.03%, a 58.74 dólares por barril, mientras que el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayó 78 centavos, 1.46% a 52.81 dólares.

Anteriormente en la sesión, tanto el Brent como el WTI cayeron más de 1 dólar por barril, después de un informe divulgado durante la madrugada de que los precios de fábrica en China disminuyeron en septiembre al ritmo más rápido en más de tres años.

El lunes se informó que las importaciones del país se contrajeron en septiembre por quinto mes seguido.

Por su parte, el crudo mexicano de exportación cayó 0.75%, 36 centavos, y se vendió en 47.37 dólares el barril.

La gasolina estadounidense ganó 0.17%, y se comercializó en 1.6160 dólares el galón.

La guerra comercial entre EU y China desacelerará el crecimiento mundial en el 2019, a su ritmo más lento desde la crisis financiera del 2008 y el 2009, advirtió el Fondo Monetario Internacional, aunque el organismo refirió que la producción se recuperaría si se elimina la disputa de aranceles.

La caída del crudo fue limitada por los dichos del secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, quien aseguró que el cartel y productores aliados “harán todo lo que esté en su poder” para mantener la estabilidad del mercado petrolero más allá del 2020.