Los precios del crudo cayeron este miércoles 5 de junio, un inesperado aumento de los inventarios en Estados Unidos provocó que los futuros del West Texas Intermediate (WTI) bajaran a su menor nivel desde enero.

Los futuros del crudo Brent bajaron 1.34 dólares, o un 2.2%, a 60.63 dólares el barril, mientras que los del petróleo WTI cedieron 1.80 dólares, o un 3.37%, a 51.68 dólares el barril. El WTI tocó un piso de 50.60 dólares, su mínimo desde el 14 de febrero.

Los contratos subieron levemente más temprano en la sesión y se desplomaron después de que los datos de la Administración de Información de Energía (EIA) mostraran que los inventarios de crudo, gasolina y destilados en Estados Unidos aumentaron la semana pasada. Las existencias de crudo subieron en 6.8 millones de barriles a sus máximos niveles desde julio del 2017.

Los precios del petróleo se han precipitado con fuerza por preocupaciones sobre la desaceleración de la demanda, pero tuvieron un respiro el martes, tras un avance de las acciones mundiales, por esperanzas de que la Reserva Federal pueda recortar las tasas. Las acciones ampliaron sus alzas el miércoles.

El mercado petrolero se ha visto lastrado por el temor a una desaceleración global por culpa de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las amenazas del presidente Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones mexicanas.

Para evitar un exceso de suministros y respaldar al mercado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y un grupo de otros productores encabezados por Rusia acordaron reducir el bombeo desde comienzos de año.