Los precios del petróleo terminaron al alza, sostenidos por el compromiso de los miembros de la OPEP de cumplir sus recortes de producción y un clima optimista sobre la demanda.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto terminó así en 42.19 dólares en Londres, en alza de 1.6% sobre el cierre del jueves.

En tanto en Nueva York el barril de WTI para julio ganó 2.3% a 39.75 dólares, su nivel más alto desde inicios de marzo.

Tanto el Brent como el WTI tuvieron su séptima alza semanal consecutiva.

"La demanda continúa mostrando señales de mejora mientras que los miembros de la OPEP (y sus aliados) se comprometieron a respetar sus promesas en materia de reducción de oferta", resumió Fiona Cincotta, analista de City Index.

Los 13 miembros del cartel petrolero y sus aliados, entre ellos Rusia, sostuvieron una reunión virtual el jueves para evaluar el acuerdo de recorte de producción por el que sacaron 9.6 millones de barriles diarios (mbd) en mayo y en junio y harán lo mismo en julio.

En un comunicado de prensa, la Opep+ (OPEP y sus aliados) destacó que las cuotas fueron respetadas en un 87% en mayo.

En Estados Unidos en tanto la producción decreció por undécima semana consecutiva, a 10.5 mbd, un mínimo desde marzo de 2018, según un informe semanal difundido el miércoles por la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA).

Por otra parte, la "solidez" de las cotizaciones de crudo, "contrariamente a otros activos, sugiere que los precios son sostenidos por compradores físicos, y no por compradores especulativos", indicó Jeffrey Halley, de Oanda.

Según este analista, esto "implica que la demanda física (de crudo) en el mundo se recupera".