El peso cerró estable este miércoles luego de que las minutas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos mostraron a pocos consejeros a favor de más compras de bonos, debilitando la perspectiva de mayor liquidez de los inversionistas.

La moneda cerró en 12.8082 a la compra y 12.8107 por dólar a la venta, con una ganancia de 0.002% o 0.03 centavos frente a las 12.8110 unidades del precio de referencia del martes.

Durante la jornada el peso operó con altibajos debido a un nuevo estancamiento en el proceso de negociación de un rescate financiero para Grecia, lo que incrementaba los temores a que el país caiga en una moratoria de deuda.

La zona euro examina formas de retrasar partes o la totalidad del segundo rescate a Grecia y aún así evitar que el país caiga en una moratoria desordenada, aunque la decisión era vista con recelo por los jugadores del mercado.

Estas dudas se reflejaban en el comportamiento de la moneda, que lucía errática e insistía acercarse a su promedio móvil de 200 días -alrededor de 12.80 por dólar-, un divisor de su tendencia de mediano plazo.

"Es probable regresar a niveles alrededor de 13 por dólar dada la incertidumbre que está prevaleciendo en el mercado", estimó Gabriel Casillas, economista de JP Morgan.

La alta liquidez del mercado cambiario local hace que la moneda sea muy sensible al contexto global y al humor de los inversionistas. Pese a ello, el peso es una de las apuestas favoritas para este año, dados los buenos fundamentos económicos de México.

El peso osciló entre 12.7490 y 12.8400 unidades por billete verde durante la sesión.

En su valor 24 horas, el peso logró ganar 0.09 centavos a 12.8062/12.8082 por dólar, y en su valor mismo día cerró, previamente, con una ganancia de 0.73 centavos a 12.7645/12.7665 por dólar.

ros con información de Reuters