El peso limitó su caída y cerró con una baja de 0.08%, pues los inversionistas parecían dar el beneficio de la duda al nuevo presidente electo de Francia, aunque mantenían la cautela ante un panorama político menos alentador en Grecia.

La moneda cerró en 13.1525 ala compra y 13.1550 por dólar a la venta, con una pérdida del 0.08% o 1.02 centavos, frente a los 13.1448 pesos del precio referencial del viernes.

Los mercados financieros se mostraban ávidos de señales sobre las políticas y planes que el presidente electo de Francia, François Hollande, presentará para enfrentarse a las medidas de austeridad impulsadas por Alemania.

"En Europa sabemos que las cosas no están bien, hay problemas aún con todo lo que han hecho (la canciller alemana Angela) Merkel y (Nicolas) Sarkozy (...) a lo mejor Hollande podría venir a dar un giro a la situación", comentó José Curiel, operador de la firma Intercam.

"Hay que estar muy pendientes de cualquier comentario que haga este señor y ver cómo lo reciben los mercados", agregó.

En tanto, la cautela de los inversionistas era mayor frente a Grecia, donde tres funcionarios del Ministerio de Finanzas dijeron a Reuters que el país podría quedarse sin dinero hacia fines de junio si para entonces no tiene formado un Gobierno que negocie el próximo tramo de ayuda con la UE y el FMI y si no alcanza la proyección de los ingresos estatales.

El peso osciló entre 13.1410 y 13.1810 unidades por billete verde durante la sesión.

En su valor 24 horas, el peso perdió 1.05 centavos a 13.1505/13.1525 por dólar, mientras que en su valor mismo día cerró, previamente, con un retroceso de 2.68 centavos, a 13.1614/13.1634 por dólar.

ros con información de Reuters