Durante la semana previa, el peso registró una depreciación acumulada de 0.27%, esto es, una pérdida de valor de 5.10 centavos, derivado básicamente de la inquietud que existió sobre el nombramiento del nuevo asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Sin embargo, al cierre de las operaciones del viernes pasado, el tipo de cambio peso-dólar registró una ligera recuperación de 0.30% para finalizar en 18.6835 pesos en operaciones al mayoreo, luego de observarse un precio de cierre de 18.7395 pesos en la jornada del jueves pasado.

La depreciación semanal de la moneda mexicana también se explicó en parte por el nerviosismo que aún existe con relación a una posible guerra comercial entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales.

El mercado de commodities ya resintió el arancel impuesto por el gobierno estadounidense a los metales industriales, como es el caso del acero y aluminio que durante la semana pasada registraron retrocesos de 0.37 y 1.65%, respectivamente.

SEGUIRÁ INCERTIDUMBRE

Los participantes del mercado anticiparon que en las siguientes semanas, continuará la incertidumbre del futuro de la relación comercial de Estados Unidos con el resto del mundo, pero en específico con China y la Unión Europea.

Es importante destacar que entre las principales monedas que registraron mayores pérdidas frente al dólar estadounidense en la semana pasada se encuentran el dólar canadiense con una depreciación acumulada de 2.25 por ciento.

A éste le siguió el dólar australiano, con un retroceso de 1.66 por ciento.

Además, el rand sudafricano y el real brasileño también resultaron debilitadas. Las monedas registraron pérdidas de 1.44 y 0.75%, en el mismo orden.

La directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, destacó que en las últimas dos semanas, la paridad peso-dólar ha mostrado una menor volatilidad en comparación con los primeros meses del presente año.

Lo anterior debido a que el mercado descontó un aumento de 0.25 puntos en la tasa de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), previsto para la reunión programada para este 21 de marzo.

Por su parte, el subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco, pronosticó que en el corto plazo, el tipo de cambio registraría una cotización mínima de 18.50 pesos y un nivel máximo de 19.00 pesos por dólar.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx