El peso recortó este martes la mayor parte de sus ganancias y cerró con una apreciación de 0.06%, presionado por las crecientes preocupaciones sobre la capacidad de España para reflotar a su castigado sector bancario.

La moneda cerró en 13.9277 a la compra y 13.9327 por dólar a la venta, con una mínima ganancia de 0.06% o 0.78 centavos frente a los 13.9405 pesos del precio de referencia del lunes.

Los inversionistas internacionales dudan que España pueda recapitalizar todo su sistema bancario sin pedir un rescate internacional. El foco de mayor incertidumbre era el anunciado plan gubernamental para recapitalizar al banco Bankia.

Estos temores se vieron materializados en la decisión de la calificadora Egan-Jones de reducir la nota crediticia de España por tercera vez en menos de un mes y en un fuerte descenso del euro.

"Se está viendo que con el tema de Bankia el banco central (de España) está muy débil, tampoco se ve mucha fortaleza para que pueda salir solo, todo el mundo está apostando a que tengan que pedir un rescate a la Unión Europea", comentó César Elizalde, director de operaciones cambiarias del grupo Banorte-IXE.

El peso volvió a hacer evidente su alta sensibilidad a los cambios en el sentimiento de los inversionistas globales, reduciendo rápidamente las ganancias acumuladas más temprano en la jornada.

El peso osciló entre 13.8765 y 13.9700 unidades por billete verde durante la sesión.

En su valor 24 horas, el peso ganó 1 centavo a 13.9257/13.9277 por dólar, mientras que en su valor mismo día cerró, previamente, con un alza de 4.50 centavos, a 13.9016/13.9036 por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 13.47 unidades por dólar a la compra y en 14.07 a la venta.

ros