El peso se depreció 2.20% frente al dólar estadounidense, debido a que por segundo día consecutivo se llevó a cabo una toma de utilidades de los inversionistas, además de que los participantes del mercado comenzaron a descontar las elecciones presidenciales del 1 de julio.

En la madrugada de este jueves, en operaciones electrónicas, el tipo de cambio empezó a depreciarse de manera más sostenida, al registrar un precio de 18.22 pesos por billete verde, luego de que el día anterior había finalizado alrededor de 18.050 unidades por dólar.

Después de haber iniciado la jornada la moneda mexicana continuó perdiendo fortaleza frente a la divisa estadounidense, hasta alcanzar una cotización máxima en operaciones electrónicas de 18.4770 pesos (3 de la tarde).

Hacia el cierre de operaciones, la paridad concluyó en 18.4550 pesos por dólar en negociaciones al mayoreo; con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior de 18.0570 pesos, representó una depreciación de 2.20%, esto es una pérdida de valor de 39.80 centavos, la más alta en lo que va de este año.

La depreciación intradía del peso fue la mayor registrada desde el 18 de enero del 2017, dos días antes de que tomara posesión el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Perdió lo ganado

Lo que la divisa mexicana había ganado en tres semanas lo perdió en un día.

El 27 de marzo, las cotizaciones se encontraban en 18.40 pesos por dólar, actualmente oscilan en 18.4550 pesos por billete verde.

A las 7:30 de la noche, en operaciones fuera de mercado, la paridad peso-dólar reportó un precio de 18.4500 pesos, frente al cierre previo de 18.4550 pesos, resultó una ligera apreciación de 0.03 por ciento.

Analistas del mercado cambiario dijeron que las presiones registradas en el peso se derivaron, en parte, del nerviosismo que comenzó a generar entre los inversionistas la posible victoria, en julio, del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, pues en las encuestas lleva una ventaja de 22 puntos sobre Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente.

La directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, comentó que la depreciación del peso se puede atribuir a la toma de ganancias por parte de los participantes del mercado, que anticiparon un fortalecimiento del tipo de cambio hasta niveles ligeramente por debajo de 18 pesos por billete verde.

La especialista agregó que otro de los factores es que los inversionistas empiezan desencantarse con el tema de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a que aún no hay señales que indiquen una pronta ratificación del tratado comercial.

Incertidumbre

Siller mencionó que es probable que el tipo de cambio haya comenzado a reflejar la incertidumbre relacionada con las elecciones presidenciales de México.

“En las próximas semanas, no se descarta un mayor incremento en la volatilidad del mercado de cambios y una depreciación del peso con la publicación de nuevas encuestas”, dijo Siller.

Anticipó que, una vez que la moneda mexicana incorpore todo lo relacionado con las elecciones presidenciales de México, que podría ser a mediados de mayo, las cotizaciones podrían llegar hasta un nivel de 19.50 pesos por dólar.

Sin embargo, dijo que, en el corto plazo, la resistencia clave del tipo de cambio se ubica en el nivel de 18.50 pesos por dólar, el promedio móvil de 200 días.

Por su parte, el analista económico senior de CIBanco James Salazar destacó que el regreso de la paridad peso-dólar a niveles de hace tres semanas (18.45 pesos) se explicó, básicamente, por un movimiento técnico del mercado, ante la falta de noticias concretas sobre el tema del TLCAN.

Sostuvo que en el medio financiero se comentó que el tipo de cambio comienza a descontar la parte política, aunque, de firmarse el tratado comercial, las cotizaciones nuevamente podrían alcanzar niveles cercanos a 18 pesos por dólar.


ricardo.zamudio@eleconomista.mx