El peso mexicano se apreció el martes 0.68%, según el precio final del Banco central, apoyado en datos económicos en Estados Unidos y China, que aliviaron temporalmente los temores a una desaceleración de la economía global.

La moneda local avanzó 8.09 centavos, a 11.7830 por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló entre 11.7708 y 11.8200 unidades por billete verde.

"Creo que van a venir datos mixtos todavía y no hay que estar muy optimistas (...) he escuchado a muchos que ya quieren aventarse al precipicio y que lo ven a 11.60 por dólar pero el horno no está para bollos", dijo Alfredo Puig, operador de la casa de bolsa Vector, en la ciudad norteña de Monterrey.

Los datos económicos serán claves para conocer la magnitud de la desaceleración de Estados Unidos en el segundo trimestre. Para el miércoles, se esperan la inflación y la producción industrial de mayo, así como el índice fabril Empire State de junio.

Las cifras negativas vistas hasta esta semana habían inyectado incertidumbre y volatilidad al peso mexicano, que ha tocado mínimos de hasta 11.92 unidades por dólar.

"Me parece que sigue habiendo pretexto para estar negativos (...) diría que se mantiene entre 11.77 y 11.88 por dólar", estimó Puig.

En esta jornada, el peso había logrado apreciarse hasta 0.81%, a 11.7675 por dólar, venciendo el piso de 11.78 por billete verde estimado por operadores durante las primeras horas de la jornada.

En su valor 24 horas, la moneda mexicana ganó 8.09 centavos a 11.7810 por dólar, mientras que en su valor mismo día subió 5.83 centavos a 11.8006 pesos.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 11.49 por dólar a la compra y en 11.89 pesos a la venta.