El peso mexicano se pareció el viernes 0.46% apoyado en la sorpresa positiva que representó el reporte oficial de empleo en Estados Unidos, pero también en la notoria limpieza que los inversionistas hicieron esta semana de sus portafolios.

La moneda local avanzó 5.38 centavos a 11.6435 unidades por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.5992 y 11.6500 unidades por billete verde.

La venta generalizada de materias primas, acciones y monedas vista esta semana en los mercados globales generó un ajuste de las posiciones largas que existían a favor del peso.

Hasta el jueves, la corrección había significado una depreciación de 1.72% con respecto al cierre del lunes cuando tocó su mejor nivel de más de doas años y medio a 11.4995 unidades por dólar.

"El mercado estaba preparado para un mal dato (de empleo) y el dato sorprendió al alza y eso favoreció fuertemente al peso (...) Está mucho más limpia la posición, se siente mucho menos cargado", comentó Ramsés Villela, jefe de cambios de Bulltick Capital Markets en Miami.