Después de fuertes presiones registradas en el peso mexicano previo al debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, llevado a cabo el lunes por la noche, las cotizaciones se relajaron hasta alcanzar niveles por debajo de los 19.50 pesos por dólar en operaciones interbancarias, una vez que el mercado consideró que la candidata demócrata había ganado el debate.

El tipo de cambio concluyó operaciones en niveles de 19.4325 pesos por dólar en operaciones interbancarias, que con respecto al cierre previo de 19.8545 pesos resultó una recuperación de 2.13% frente al dólar estadounidense, equivalente a una ganancia de 42.20 centavos.

Sin embargo, luego de varios días de permanecer las cotizaciones al menudeo (ventanilla bancos) por arriba de los 20 pesos por dólar, en las negociaciones de este martes concluyeron en niveles de 19.73 pesos por billete verde

Los analistas financieros consideran que a pesar de los resultados vistos después del debate en EU, aún existen riesgos para el peso mexicano, que podría evitar una rápida recuperación sobre todo por el exterior, como la evolución del precio del petróleo y la eminente alza de tasas de la Fed, ahora prevista para diciembre.

Los participantes del mercado de cambios estarán atentos a los resultados de la reunión de OPEP en Argelia que concluirá este miércoles, donde se espera que no existan acuerdos para determinar el volumen de producción.

A pesar de que Arabia Saudita ofreció bajar su producción a niveles de enero de este año, Irán está buscando obtener entre 12 y 13% del mercado de la OPEP, lo que implicaría una producción cercana a los 4.4 millones de barriles al día, por encima de los 3.6 millones de barriles que actualmente produce.

Persistirá el nerviosismo

El subdirector de Estrategia de Tipo de Cambio de Banorte Ixe, Juan Carlos Alderete Macal, mencionó que persistirá el nerviosismo dentro del mercado de cambios en el mediano plazo, con el pronóstico de que en el 2017 finalice en un precio de 19.80 pesos por dólar.

Alderete Macal explicó que la expectativa de alcanzar este precio para el próximo año se sustenta en que la economía mexicana tendrá problemas para crecer y presiones en las cuentas externas derivadas de los bajos precios del petróleo y la caída de la plataforma de producción.

El tipo de cambio podría bajar a niveles de 19 pesos por dólar con un nuevo aumento de la tasa interés interna; sin embargo, de darse la combinación de un triunfo de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de EU y un incremento de la tasa de Banxico, el peso se apreciaría entre 1 y 1.5 pesos , dijo Alderete.

El analista de Banorte Ixe pronóstico que, dentro del anuncio de política monetaria del Banco de México (jueves), la tasa de interés de referencia podría subir por lo menos 50 puntos base, por lo que la llevaría hasta un nivel de 4.75 por ciento.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que el peso mexicano sostiene un nivel de soporte fuerte en los 19 pesos, pero de romperlo llegaría a los 18.90 pesos.

El experto señaló que en el corto plazo, la paridad peso-dólar continuará volátil con amplias posibilidades de operar en un rango de fluctuación entre 19 y 19.50 pesos por billete verde.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx