El peso se fortalecía este martes tras haber caído en la víspera a su nivel más débil desde el 9 de enero, presionado por la creciente expectativa de que el banco central local recorte la tasa de interés clave, lo que propició un ajuste de posiciones.

El tipo de cambio operaba en 12.7215 pesos por dólar, con una apreciación de 0.34% o 4.35 centavos, frente a los 12.7650 pesos del precio referencial del lunes.

El sorpresivo sesgo hacia un relajamiento monetario del Banco de México en su comunicado del 18 de enero propició un importante recorte de apuestas por la moneda mexicana, sobre todo en el mercado de Chicago, donde la posición neta larga había rebasado hace dos semanas los 150,000 contratos, un récord según datos de Reuters.

El peso se ha depreciado alrededor de 1.72% desde el anuncio del banco central hasta el lunes, según un cálculo elaborado usando niveles intradiarios.

Operadores creen que el nivel de 12.80 por dólar se impondrá como una resistencia firme de corto plazo para quienes quieren seguir deshaciendo sus posiciones en pesos, manteniendo a la moneda con sesgo positivo, con un soporte clave en 12.70 unidades por billete verde.

EGV