La semana pasada, el peso mexicano operó dentro de un ambiente de movimientos volátiles, observándose una depreciación de 1.9% frente al dólar estadounidense, para alcanzar un precio máximo de 16.90 pesos por billete verde, derivado de la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) incrementará su tasa de referencia ahora en la reunión de diciembre.

Hacia el cierre de las negociaciones del viernes pasado, la paridad peso-dólar concluyó en un precio de 16.8170 pesos por dólar en operaciones al mayoreo, que con respecto a las últimas transacciones de la sesión previa (16.16270 pesos) resultó en una devaluación de 1.14 pesos.

En tanto, las negociaciones al menudeo (ventanilla bancos) alcanzaron un precio de 17.15 pesos, superando la barrera de 17 pesos.

La posibilidad de un aumento en la tasa de referencia de la Fed para diciembre se incrementó el viernes pasado, luego de que la nómina no agrícola salió mejor a lo pronosticado por los analistas económicos del sector privado, al registrar una cifra de 271,000 plazas nuevas plazas, mientras la tasa de desempleo bajó de 5.1 a 5 por ciento.

El tipo de cambio peso-dólar salió de un rango de fluctuación entre 16.31 y 16.70 pesos por billete verde, que venía sosteniendo durante octubre y la primera semana de noviembre de este año.

Sin embargo, en las próximas semanas, con la publicación de indicadores económicos positivos y de las minutas de política monetaria de la Fed, existen amplias posibilidades de que el tipo de cambio alcance nuevamente cotizaciones cercanas a 17 pesos por dólar, según analistas.

[email protected]