La divisa mexicana se depreciaba el martes, ligada al movimiento de las bolsas en Estados Unidos, en una sesión con escaso volumen de operación mientras se disputada un partido de la selección mexicana de fútbol en el Mundial de Sudáfrica.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso cedía 0.36% a 12.5312/12.5349 por dólar.

"Hasta que no haya un movimiento de las bolsas o del euro más fuerte, el peso no se va a mover, la gente está distraída con el Mundial", dijo un operador de cambios.

La selección de México se enfrentaba a su similar de Uruguay en un partido de la Copa Mundial de fútbol Sudáfrica 2010.

La escasa participación y la poca liquidez le daban volatilidad a un peso que, más temprano, había avanzado a 12.4911 por dólar, pero que borró las ganancias tras un débil dato del sector vivienda en Estados Unidos.

Las ventas de casas usadas en Estados Unidos cayeron inesperadamente en mayo, ya que las demoras en el procesamiento de solicitudes de hipotecas obstaculizaron el cierre de contratos para obtener un popular beneficio tributario.

El lunes, la moneda mexicana llegó tener un buen avance tras la decisión de China el fin de semana de permitir una apreciación gradual del yuan, lo que generó confianza en la recuperación económica global y aumentó el apetito por el riesgo.

Pero más tarde, el peso recortó fuertemente sus ganancias en medio de dudas respecto al alcance de las medidas cambiarias anunciadas por China, que continuaban el martes haciendo eco en el mercado.