El peso se depreció porque los inversionistas decidieron embolsar las ganancias acumuladas en la primera semana del año, mientras esperan el inicio de la temporada de reportes corporativos en Estados Unidos.

La moneda cerró en 12.7965 a la compra y 12.7985 por dólar a la venta, con una depreciación de 0.19% o 2.40 centavos frente a los 12.7745 pesos del precio referencial del lunes.

Desde el 28 de diciembre hasta el lunes, el peso se apreció 1.87 por ciento.

Para Rafael Camarena, economista del grupo financiero Santander, la temporada de resultados corporativos de Estados Unidos influirá indirectamente en la operación del peso.

"Creo que el tema fundamental para el peso es el tema fiscal en Estados Unidos", agregó Camarena, quien estima que los movimientos del tipo de cambio se harán más significativos una vez que se reanude en febrero el debate por el acuerdo fiscal en Washington.

ros con información de Reuters