La divisa mexicana se depreciaba el martes 0.31%, en medio de la aversión global al riesgo ante la falta de claridad sobre la solución de la crisis de deuda en Grecia, mientras el dólar ampliaba ganancias tras la divulgación del dato de confianza del consumidor en Estados Unidos.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso retrocedía 3.78 centavos a 12.1710 pesos por dólar.

El diferencial de los rendimientos de los bonos griegos respecto a los alemanes se disparó a 691 puntos básicos el martes, el mayor en 12 años, mientras los inversores demandaban altas primas por tener deuda helena.

Atenas necesita asegurar financiamiento antes del 19 de mayo, cuando vence un bono.

"Hay dudas de que sean capaces de reestructurar su deuda que vence en mayo. Eso está golpeando a todos los mercados emergentes y presionando al peso frente al dólar", dijo Gerardo Margolis, vicepresidente para mercados emergentes de TD Securities en Toronto.

El revés del peso se producía tras dos sesiones sucesivas de ganancias y luego de haber marcado en la víspera un nuevo máximo de más de 18 meses.

Pese a las pérdidas de la sesión, la moneda mexicana acumula en lo que va del 2010 una apreciación superior a 7.0%, impulsada principalmente por el optimismo del mercado frente a la recuperación de la economía local.