La divisa mexicana se deprecia 1.16%, su peor nivel en más de un mes, tras la publicación de datos de vivienda y manufactura en Estados Unidos que acrecentaron los temores a una recaída de la mayor economía del mundo.

A su valor referencial a 48 horas, el peso retrocedía 15.00 centavos a 13.0400 por dólar.

Las ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos se hundieron un récord del 30 por ciento en mayo, mucho más de lo esperado, mostró un informe de la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces.

Por su parte, la actividad del sector manufacturero se desaceleró más de lo previsto en junio frente a mayo, a su nivel más bajo desde diciembre del 2009.

"La gran preocupación es que la recesión vuelva, que se alargue, de hecho las noticias que ha habido han sido en el sentido de que la recesión no está terminada", comentó un operador en la ciudad occidental de Guadalajara.

La economía de México está estrechamente ligada a la de su vecino del norte, destino de más de 80% de sus exportaciones.

Más temprano, un informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos mostró que las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo subieron en 13,000, a una tasa ajustada estacionalmente de 472,000 en la semana terminada el 26 de junio.

Los analistas consultados por Reuters esperaban que la cifra bajara a 452,000.

El dato representa un mal presagio apenas un día antes de la publicación del crucial reporte mensual sobre la situación del mercado laboral de Estados Unidos.

Sin embargo, especialistas advertían que la mayoría de operadores ya había incluido en el precio del peso la posibilidad de un mal dato laboral de la mayor economía del mundo.

"Cualquier sorpresa positiva tendrá un mayor impacto que un dato más débil de lo esperado", indicó la consultora 4Cast en un reporte sobre el mercado de cambios.

"Mañana (viernes) es realmente cuando vamos a ver la realidad de la economía de Estados Unidos, el dato de desempleo es el que va a acabar de darle la tendencia a los mercados", agregó el operador.