El peso se depreciaba este viernes al congelarse el diálogo entre legisladores republicanos y la Casa Blanca para alcanzar un urgente acuerdo fiscal en Estados Unidos, aunque sólidas cifras de la economía de ese país aliviaban parte de las pérdidas.

La moneda cotizaba en 12.8720 por dólar, con un retroceso de 1.03%, frente a los 12.7410 pesos del precio referencial del jueves.

La tarea de reactivar las conversaciones y tranquilizar a los tambaleantes mercados globales probablemente recaerá sobre el presidente, Barack Obama.

Sin embargo, datos publicados el viernes mostraron una escalada del gasto y los ingresos del consumidor estadounidense, así como de la inversión empresarial, lo que ayudaba al peso a recortar parte de su caída del peso.

México es muy sensible a las perspectivas económicas de su vecino del norte, que es destino de un 80% de sus exportaciones.

ros