La divisa mexicana depreció 0.29%, según el precio final del Banco de México, en medio de una menor preocupación de los inversionistas sobre los problemas de financiamiento de bancos europeos y tras datos mixtos de la economía de Estados Unidos.

A su valor referencial a 48 horas, el peso retrocedió 3.75 centavos a 12.8840/12.8900 por dólar.

La moneda osciló entre 12.8198 y 12.8950 pesos por dólar.

El euro avanzó de manera generalizada el miércoles, después de que bancos del bloque monetario pidieran menos fondos de lo esperado al Banco Central Europeo (BCE), reduciendo temores sobre su capacidad de pago y elevando el apetito por riesgo.

El BCE prestó 131,900 millones de euros (161,400 millones de dólares) a los bancos en fondos a tres meses, menos de lo que se esperaba, para que las entidades financieras enfrenten el vencimiento de créditos por casi 500,000 millones de euros el jueves en fondos a 12 meses.

Más tarde, un débil reporte sobre la situación del empleo en el sector privado de Estados Unidos recortó buena parte de las ganancias logradas por la moneda mexicana.

Según el informe de la firma ADP, el sector privado creó apenas 13,000 empleos en junio, cuando el mercado esperaba la creación de 60,000 puestos de trabajo, en un mal augurio de cara al reporte oficial sobre el mercado laboral de Estados Unidos el viernes.

En operaciones previas al informe, el peso llegó a ganar 0.85% frente al billete verde.

La publicación de las nóminas no agrícolas y la tasa de desempleo de junio son clave para evaluar el ritmo de recuperación de la mayor economía del mundo.

En tanto, otro informe mostró que la actividad manufacturera en la región central de Estados Unidos creció ligeramente más de lo esperado en junio.