La moneda de México caía el viernes y tocaba sus peores niveles desde julio de 2012 arrastrada por una ola global de aversión al riesgo, que llevaba a inversionistas a deshacer sus posiciones en divisas emergentes en todo el mundo, con énfasis en aquellas más líquidas como el peso.

La moneda local cotizaba en 13.507 por dólar, con un descenso del 0.78% o 10.5 centavos, frente a los 13.402 pesos del precio referencial de Reuters del jueves.