El peso se depreció este miércoles presionado por un dato sorpresivamente débil sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos.

La moneda cerró en 12.7251 a la compra y 12.7281 por dólar a la venta, con una depreciación de 0.11% o 1.40 centavos frente a los 12.7141 pesos del precio referencial del martes.

La economía estadounidense se contrajo inesperadamente en el cuarto trimestre del año pasado, el primer retroceso que sufre desde la recesión de 2007-2009, ya que las empresas recortaron el abastecimiento de existencias, lo que se combinó con una fuerte disminución del gasto público.

"Claramente, el peso sigue siendo muy sensible a lo que pasa en Estados Unidos y particularmente a la sorpresa negativa que tuvimos en el PIB", dijo Juan Carlos Alderete, estratega de divisas de Banorte-IXE.

Operadores señalaron que el dato económico alejó al peso rápidamente de su máximo de sesión de 12.68 unidades por dólar, uno de los soportes intermedios de su rango de corto plazo, que va de 12.60 a 12.80 unidades por dólar.

"Previo al dato veíamos que el peso traía cierta fuerza de apreciación (...) y en términos relativos estaba bastante fuerte comparado a otros emergentes", agregó Alderete.

EGV