La moneda se apreció este martes, en medio de la incertidumbre que genera el reñido debate fiscal en el congreso de Estados Unidos, cuya resolución es crucial para la mayor economía del mundo.

El peso cerró en 12.9439 a la compra y 12.9459 por dólar a la venta, con un avance de 0.15% o 1.93 centavos, frente a los 12.9652 pesos del precio referencial del lunes.

Una delegación bipartidista de gobernadores se reunirá con el presidente Barack Obama y con los líderes del Congreso, en busca de un posible acuerdo, pese a que el lunes la Casa Blanca rechazó una propuesta republicana porque no contemplaba elevar impuestos a los estadounidenses más ricos.

Sin un acuerdo, en enero entrará en vigencia una serie de alzas de impuestos y recortes de gastos que podrían hundir a Estados Unidos en una nueva recesión.

"Definitivamente, para que veamos una tendencia mas fuerte de apreciación de la paridad necesitamos tener más noticias o mayor claridad en términos del tema fiscal en Estados Unidos", dijo Rafael Camarena, economista del grupo financiero Santander.

Del lado europeo, el buen humor se mantenía luego de que Grecia anunció el lunes un plan de recompra de bonos que superó las expectativas de los mercados.

Operadores esperan que la moneda mexicana mantenga el tono positivo, pero sin salir de un rango de operación bien delimitado entre 12.90 y 13 unidades por dólar, hasta que no se vean progresos claros en la discusión de legisladores de Estados Unidos para evitar el llamado "abismo fiscal".

ros con información de Reuters