La moneda mexicana se apreció un marginal 0.07% el jueves, según el precio final del banco central. Las preocupaciones sobre el crecimiento económico de la zona euro y un dato más débil de lo esperado sobre el mercado laboral en Estados Unidos, limitaron su avance a pesar de las cifras sobre mejores condiciones de la economía mexicana.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso ganó 0.85 centavos, a 12.3550/12.3610 por dólar.

En la jornada, la moneda osciló entre 12.3180 y 12.3785 unidades por dólar.

Los inversionistas se mostraron preocupados de que las duras medidas de austeridad fiscal aplicadas por países como España y Portugal conduzcan a un crecimiento económico menor en la Unión Europea.

El peso mexicano también se vio presionado por una baja menor a la esperada en las solicitudes semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos, que resaltó los desafíos que enfrenta el mercado laboral del mayor socio comercial de México.

La divisa local operó volátil, en una jornada en la que aún se mantenía el optimismo frente al más reciente reporte sobre la producción industrial de México, uno de los principales motores de la economía local, la cual creció en marzo a su mayor ritmo en casi cuatro años.