La divisa mexicana se apreciaba el jueves 0.80% ante señales de un pronto y mayor paquete de ayuda para la endeudada Grecia, y después de que el miércoles la Reserva Federal de Estados Unidos reiterara su compromiso de tasas bajas por un tiempo prolongado.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso avanzaba 9.91 centavos, a 12.2579 pesos por dólar.

Grecia se alistaba el jueves a adoptar severas medidas adicionales de austeridad para asegurar una multimillonaria ayuda de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional, lo que aliviaba a los mercados financieros.

No obstante, las duras condiciones exigidas por el organismo multinacional despertaban amenazas de una batalla frontal de los sindicatos griegos.

"Se oye que va a haber un paquete mejor, de mayor plazo, pero hay muchos rumores de todos lados. Estamos en un juego de rumores y noticias", comentó Enrique Trejo, jefe de cambios del grupo financiero Ixe.

Según operadores, la persistente tensión que rodea a la zona euro subraya el atractivo de la economía local.

"A México lo veo bien; aunque no tenemos reformas estructurales de importancia, lo que sí veo es que tenemos un gasto y un déficit fiscal controlados, muy por debajo de los de la zona euro", dijo un operador de cambios local.

El peso mexicano sufrió el nerviosismo y la volatilidad de los mercados en las dos sesiones previas, ante la escalada de aversión al riesgo que provocó la rebaja de las notas soberanas de Grecia, Portugal y España por parte de la agencia Standard & Poor's.

No obstante, la decisión de la Fed de mantener sin cambios su laxa política monetaria, así como su perspectiva positiva sobre la recuperación económica del mayor socio comercial de México, volvieron a poner sobre la mesa los atributos de la moneda mexicana.

En lo que va del año, el peso mexicano se ha fortalecido 6.0% frente al dólar.