La divisa mexicana se apreciaba el viernes 2.35%, ante la expectativa de que el Banco Central Europeo (BCE) actuaría para ayudar a otros países y bancos de la zona euro con potenciales problemas de deuda, tras la crisis griega, en medio de una sesión con fuerte volatilidad.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso avanzaba 30.84 centavos, a 12.8246 pesos por dólar.

"Esto es por la especulación de que el BCE anunciará un programa de préstamos a los bancos europeos", dijo Francisco Diez, director de operaciones de mercados emergentes de RBC Capital Markets en Nueva York.

Legisladores en Berlín y otras capitales de la zona euro apoyaron el viernes la ayuda de emergencia para Grecia, allanando el camino para un paquete que según la canciller alemana, Angela Merkel, determinará el futuro de la Unión Europea.

"Las cosas están mal y ponerles un parche es solo salvar a los bancos, se necesita que esa deuda se reestructure", opinó Pedro Tuesta, economista de 4Cast en Washington.

El peso también hallaba soporte en las cifras del informe mensual del mercado laboral de Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos crecieron en abril a su mayor ritmo en cuatro años, elevando las expectativas de que la recuperación del mercado laboral está tomando fuerza.

"Básicamente, ha sido el dato de empleo el que ha calmado un poquito los ánimos, pero sigue la volatilidad", dijo un operador de un banco local.

La moneda mexicana se derrumbó el jueves a sus mínimos de seis meses, en medio de una corriente vendedora global propiciada por el temor y la pérdida de confianza de los inversionistas en la posibilidad de una solución sostenible a la crisis fiscal de Grecia.