El peso subió 0.16% pese a la preocupación de los inversionistas sobre el crecimiento de China, luego de que el gigante asiático elevó el precio de los combustibles y dio señales de debilitamiento en su demanda de acero.

La moneda cerró en 12.6571 a la compra y 12.6601 por dólar a la venta, con una pérdida de 0.16% o 2.06 centavos, frente a los 12.6807 pesos del precio de referencia del lunes.

China elevará los precios minoristas de la gasolina y el diésel en 6 a7% partir de este martes, lo que marca el mayor incremento en 33 meses.

En tanto, datos de la Asociación Mundial del Acero mostraron que la producción global de acero crudo subió levemente en febrero del 2012, impulsada por un moderado incremento en el aporte de China, el mayor productor y consumidor del metal.

"Sabemos que si China se está desacelerando es momento de una pequeña corrección", dijo Win Thin, estratega de monedas en Brown Brothers Harriman en Nueva York.

El descenso de la moneda ponía de manifiesto su fuerte sensibilidad a la percepción de riesgo de los inversores, un factor independiente de la relación comercial entre México y China, que es relativamente baja frente a la de otras economías de la región.

El peso osciló entre 12.6535 y 12.7090 unidades por billete verde durante la sesión.

En su valor 24 horas, el peso ganó 2.11 centavos a 12.6551/12.6571 por dólar, mientras que en su valor mismo día cerró, previamente, con una pérdida de 3.58 centavos, a 12.6980/12.7000 por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 12.28 unidades por dólar a la compra y en 12.78 a la venta.

ros con información de Reuters