El incremento por parte de Banco de México (Banxico) de su tasa de interés de referencia en 50 puntos base, para llevarla a niveles de 6.25%, impulsó al tipo de cambio peso-dólar hasta una cotización de 20.30 pesos por billete verde.

Hacia el cierre de las operaciones de este jueves, la paridad peso-dólar finalizó en un precio de 20.3735 pesos por dólar en operaciones al mayoreo, que con respecto a las últimas operaciones de la jornada previa (20.480 pesos), significó una apreciación de 0.52%, equivalente a una recuperación de 10.65 centavos.

El peso mexicano lleva una ganancia frente a la divisa estadounidense de 1.30% en lo que va de este año, y desde la toma de posesión de Donald Trump, el pasado 20 de enero, registra una apreciación 7.1 por ciento.

Los participantes del mercado de cambios esperaban que el tipo de cambio llegara hasta niveles entre 20.10 y 20.20 pesos por dólar; sin embargo, tal expectativa no sucedió debido al anuncio del presidente de EU sobre el ajuste de impuestos.

Trump destacó que en las próximas tres semanas hará un anuncio fenomenal sobre los impuestos, lo cual impulsó las ganancias en el mercado de capitales.

Aunque no hubo ninguna noticia, el medio financiero espera un importante recorte de la carga fiscal de las empresas de EU.

Descontó

El subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete Macal, comentó que la limitada recuperación del peso mexicano, se derivó en parte a que el mercado en días anteriores ya había descontado la expectativa de un nuevo aumento en la tasa de referencia del Banxico.

El especialista pronosticó una mayor recuperación del peso mexicano en los próximos días, con la perspectiva de llegar hasta un nivel de soporte de 20.13 pesos o 20.22 pesos por dólar, que es en donde está el promedio móvil de los 100 días.

El analista de Banorte-Ixe anticipó que previsiblemente el tipo de cambio peso-dólar podría estar llegando a los niveles piso , debido a que aún existen eventos importantes que pudieran impedir la mayor apreciación de la moneda nacional.

Mencionó eventos como la próxima reunión de la Reserva Federal (Fed) en marzo, así como posibles noticias negativas de Trump y la revisión de la calificación de México, que podrían generar nuevamente movimientos volátiles.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx