La moneda mostró este viernes un vigoroso avance impulsada por buenas cifras sobre el empleo y el sector manufacturero de Estados Unidos, que daban sólidos argumentos a los inversionistas para extender sus apuestas en el mercado local.

El peso cerró en 12.6100 por dólar, con una apreciación de 0.84% o 10.70 centavos, frente a los 12.7170 pesos del jueves.

El empleo estadounidense creció en enero y las cifras de los dos meses previos fueron revisadas al alza, mientras que otro dato mostró a la actividad fabril alcanzando un máximo de nueve meses en el primer mes del año. Además, la confianza de los consumidores se fortaleció.

Los datos llevaron al peso a romper al alza el rango de operación mostrado durante esta semana y mejoraban las expectativas sobre su desempeño en las próximas jornadas.

En tanto, la esperada publicación de las minutas de la última reunión de política monetaria del banco central local -que sorprendió al mercado por su orientación a bajar su tasa clave- también dio impulso a la moneda, al revelar el disentimiento de uno de los miembros de la Junta de Gobierno sobre un posible recorte.

EGV