La divisa mexicana se aprecia 0.13%, en medio de la incertidumbre sobre el futuro desempeño económico de la zona euro y buenas perspectivas de crecimiento para México este año.

A su nivel referencia a 48 horas, el peso avanzaba 1.62 centavos, a 12.3533 pesos por dólar.

Los inversionistas se mostraban preocupados de que el duro ajuste fiscal aplicado en algunos países de Europa conduzca a un crecimiento económico menor.

Las dudas sobre el desempeño del bloque europeo asomaban un día después de que México reportó que su producción industrial, uno de los principales motores de su economía, creció en marzo a su mayor ritmo en casi cuatro años, impulsada por la creciente demanda de sus productos en Estados Unidos.

"Si hay poco crecimiento en la parte europea, tomas el supuesto de que Estados Unidos puede tener un poco más de recuperación en su economía y llevado de la mano podemos ver que tenga fortaleza el peso", dijo Omar Martín del Campo, operador de cambios del banco Ve Por Más.

"Pero la volatilidad no la tenemos totalmente excluida", agregó.

Más temprano, el peso limitó su avance presionado por una baja menor a la esperada en las solicitudes semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos, que resaltó los desafíos que enfrenta el mercado laboral del mayor socio comercial de México.

No obstante, la disparidad de perspectivas en el mercado también llevó al peso a ganar hasta 0.23% en la sesión.