La divisa mexicana se apreciaba el miércoles 0.10%, apoyado en una menor preocupación de los inversionistas sobre los problemas de financiamiento de bancos europeos y tras datos mixtos de la economía de Estados Unidos.

A su valor referencial a 48 horas, el peso avanzaba 1.30 centavos a 12.8365/12.8395 por dólar.

El euro avanzaba de manera generalizada el miércoles, después de que bancos del bloque monetario pidieran menos fondos de lo esperado al Banco Central Europeo (BCE), reduciendo temores sobre su capacidad de pago y elevando el apetito por riesgo.

"Eso manda señales de que mañana (jueves) los bancos no tendrán problemas para pagar la deuda por el dinero que les habían otorgado hace un año", comentó Enrique Trejo, jefe de cambios del grupo financiero Ixe.

El BCE prestó 131,900 millones de euros (161,400 millones de dólares) a los bancos en fondos a tres meses, por debajo de las expectativas, para que las entidades financieras enfrenten el vencimiento de créditos por casi 500,000 millones de euros el jueves en fondos a 12 meses.

Más tarde, un débil reporte sobre la situación del empleo en el sector privado de Estados Unidos recortó buena parte de las ganancias logradas por la moneda mexicana.

Según el informe de la firma ADP, el sector privado creó apenas 13,000 empleos en junio, cuando el mercado esperaba la creación de 60,000 puestos de trabajo.

En operaciones previas al informe, el peso llegó a ganar 0.85% frente al billete verde.

"El reporte estuvo peor a lo esperado y creo que va ser un reflejo de la cifra de nóminas (no agrícolas) el viernes", agregó Trejo.

Los mercados aguardan la publicación el viernes del informe oficial sobre el mercado laboral de Estados Unidos en junio, un reporte clave para evaluar el ritmo de recuperación de la mayor economía del mundo.

Posteriormente, otro informe mostró que la actividad manufacturera en la región central de Estados Unidos creció ligeramente más de lo esperado en junio, aunque a un ritmo menor frente al mes anterior.