El peso mexicano perfila una ganancia semanal contra el dólar, la mañana de este viernes. El tipo de cambio se ubica en 18.7736 unidades con datos del Banco de México (Banxico). En comparación con su cierre del viernes pasado de 18.9250 unidades, la divisa mexicana se ha apreciado 15.14 centavos o 0.80 por ciento.

En el mejor momento del peso en lo que va de la jornada, el cruce de divisas tocó un mínimo de 18.7475 unidades por billete verde. Con ello logró romper por momentos el fuerte soporte que se mantiene en su cierre del 12 de abril, en 18.7570 unidades. El par se acercó a su nivel más bajo del 20 de marzo, hace casi 10 meses.

 

La tranquilidad por menores tensiones en Medio Oriente entre Estados Unidos e Irán impulsa a divisas emergentes y otros activos considerados de riesgo. El peso mantiene la estabilidad pese a datos de producción industrial locales con signos de debilidad que se publicaron hoy por la mañana. Las cifras cayeron 1.7% a tasa anual.

"Las tensiones entre Estados Unidos e Irán se han moderado, aunque el riesgo de que surjan fricciones entre estos países difícilmente desaparecerá. Lo importante es que el conflicto no llegue a un enfrentamiento bélico", dijeron analistas del Grupo Financiero Monex consultados por la agencia de información Reuters.

Otra noticia que ayuda al peso es el avance rumbo a la firma de la primera fase para el tratado comercial entre Estados Unidos y China. El viceprimer ministro del gigante asiático y líder del equipo de negociación de ese país, Liu He, anunció que estará en Washington  del lunes13 al miércoles 15 de enero para firmar el acuerdo.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta de seis monedas de referencia, opera con una ligera caída de -0.03% y con la que se ubica en un nivel de 97.42 unidades. El sano retroceso viene acompañado de ganancias para emergentes como el rublo ruso y el real brasileño.

Por otra parte, en el calendario económico, noticias de empleo en Estados Unidos ayudan a los mercados. Las nóminas no agrícolas mostraron que el crecimiento del empleo se frenó más de lo previsto en diciembre, pero el ritmo de contrataciones sigue siendo suficiente para mantener la expansión económica.

[email protected]