El peso mexicano tuvo escaso movimiento en las operaciones de este lunes, al presentar una ligera depreciación de 0.1% contra el dólar estadounidense, rompiendo cinco días de recuperación, debido a que está en espera del anuncio de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de esta semana.

Asimismo, el tipo de cambio peso-dólar se desligó del repunte del precio internacional del petróleo.

Al cierre de negociaciones la paridad concluyó en un precio de 18.17550 pesos por dólar en transacciones al mayoreo, que con respecto a las cotizaciones de la jornada previa (18.1615 pesos), representó una depreciación de 1.4 centavos.

En el resto del mercado cambiario, las divisas de países productores de petróleo avanzaron frente al dólar estadounidense, ante una recuperación en el precio del hidrocarburo. Tal fue el caso de la corona noruega que avanzó 0.43% y el dólar canadiense ganó 1.04% a 1.3330 dólares canadienses por dólar.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed se reunirá este miércoles para definir la política monetaria estadounidense, donde se espera que suba su tasa de interés referencia en 0.25 puntos para ubicarla en 1.25%, acontecimiento que ya está descontado por el mercado.

Seguirá recuperándose

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, destacó que pese a que la moneda mexicana interrumpió su racha ganadora, aún tiene amplias posibilidades de que se siga recuperando en el corto plazo.

El analista de CIBanco advirtió que en las siguientes semanas, la paridad peso-dólar no presentará grandes cambios, debido a la inexistencia de eventos importantes, excepto el anuncio de política monetaria de la Fed y del Banco de México.

James Salazar dijo que bajo ese escenario, el tipo de cambio fluctuaría dentro de un nuevo rango de negociación, el cual podría cotizar entre 18 pesos por dólar como cotización mínima y 18.50 pesos por billete verde como nivel máximo.

El especialista mencionó que el fortalecimiento del peso mexicano frente al dólar estadounidense será sostenible en lo que resta de este año, debido a que la mayoría de los factores que presionaban a la moneda local se han disipado, sobre todo, el tono agresivo del presidente estadounidense, Donald Trump.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx