El peso mexicano se depreciaba el miércoles 0.74%, golpeado por las débiles perspectivas económicas de Estados Unidos, y operaba en torno 11.80 unidades por dólar, un nivel que podría abrir la puerta hacia mínimos no vistos desde marzo.

La moneda local perdía 8.64 centavos a 11.8074 unidades por dólar.

Analistas técnicos de Citigroup señalaron la paridad de 11.80 pesos como una resistencia clave, por lo que un cierre por encima de ese nivel sugeriría que la debilidad podría extenderse, teniendo como objetivo el promedio móvil de 200 días de 12.14 unidades por dólar.

Más temprano en la jornada, el peso había caído hasta 0.95% a 11.8325 por dólar, su menor nivel desde el 13 de abril.