El peso se depreció pese a informes privados que mostraron que las manufacturas en China y Estados Unidos crecieron en noviembre, lo que incidía en las perspectivas de un sector clave para la economía local.

La moneda cerró en 12.9632 a la compra y 12.9652 por dólar a la venta, con una pérdida de 0.20% frente a los 12.9390 pesos del precio referencial del viernes.

El ritmo de la actividad en el enorme sector manufacturero de China se aceleró por primera vez en 13 meses en noviembre, según una encuesta de HSBC a directores de fábricas, mientras que un sondeo de la firma Markit reveló que la creciente demanda de clientes locales y extranjeros ayudó al sector manufacturero estadounidense a crecer en noviembre.

"Resulta positivo para la confianza de los inversionistas que se ven muy inciertos todavía y a la expectativa de lo que pueda pasar con las negociaciones para evitar el abismo fiscal (en Estados Unidos)", comentó Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa, respecto a los reportes.

Los resultados de las encuestas empresariales impulsaron al peso a escalar horas antes hasta su mejor nivel desde el 23 de octubre, cotizando en 12.88 unidades por dólar, un nivel que podría actuar como soporte técnico de corto plazo.

La resistencia clave para este rango de operación se ubicaría en 13 unidades por billete verde, según operadores.

ros con información de Reuters