Las tensiones entre Ucrania y Rusia subieron el riesgo en los mercados emergentes, donde incluso se llegó a rumorear que los segundos pedían rendirse para evitar un ataque. Esto provocó una toma de utilidades en activos emergentes y provocó un incremento en la demanda de otros activos percibidos como seguros como los bonos del tesoro de los Estados Unidos y el oro activo refugio que mantuvo movimientos positivos.

El ruido en Europa del Este limitó un efecto positivo por los buenos datos macro en los Estados Unidos como el PMI de manufacturas de Markit por arriba de lo esperado, al igual que las cifras de ingreso y gasto personal de enero en donde los gastos han sido mejores de lo esperado, así como el gasto en construcción y el ISM manufacturero que también fueron mejores a lo esperado. En China, no obstante, la actividad de las fábricas se contrajo en febrero según la encuesta privada del PMI manufacturero de Markit.

En este contexto, el peso terminó con una pérdida de 8.90 centavos al ubicarse en 13.335 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa mexicana no logró mantenerse debajo del 13.32, por lo que habilitó un nuevo escenario de riesgos con objetivos de 13.40 a 13.54, aunque tiene potencial alcista hasta 13.60-13.75, por el pull back en la formación triangular. Ahora será necesario un cierre debajo de 13.26 para anular las señales de debilidad y reactivar un escenario de recuperación.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

fondos@eleconomista.com.mx