La divisa mexicana finalizó con una depreciación de 0.96%, según el precio final del Banco de México, tras datos de vivienda y manufactura en Estados Unidos que acrecentaron los temores a una recaída de la mayor economía del mundo.

A su valor referencial a 48 horas, el peso retrocedió 12.35 centavos, a 13.0100/13.0135 por dólar.

La moneda osciló entre 12.9758 y 13.0740 pesos por dólar.

En Estados Unidos, las ventas pendientes de casas usadas se hundieron un récord del 30 por ciento en mayo, mucho más de lo esperado, mostró un informe de la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces.

Por su parte, la actividad del sector manufacturero de la mayor economía del mundo se desaceleró más de lo previsto en junio frente a mayo, a su nivel más bajo desde diciembre del 2009.

"Se está hablando de una doble recesión y esa preocupación le está pegando a los mercados", dijo Ramón Córdova, operador de Base Casa de Bolsa en Monterrey.

La economía de México está estrechamente ligada a la de su vecino del norte, destino de más de 80% de sus exportaciones.

Un informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos mostró además que las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo subieron en 13,000, a una tasa ajustada estacionalmente de 472,000 en la semana terminada el 26 de junio.

Analistas consultados por Reuters esperaban que la cifra bajara a 452,000.

El dato representa un mal presagio a un día de la publicación del crucial reporte mensual de empleo de Estados Unidos.

Sin embargo, especialistas advirtieron que la mayoría de operadores ya había incluido en el precio del peso la posibilidad de un mal dato laboral de la mayor economía del mundo.

"El balance de la información actual ha tenido focos rojos, además de la crisis europea, y esto nos hace meditar lo de la doble recesión", dijo un operador.

En su valor 24 horas, el peso mexicano se depreció 16.0 centavos a 13.0080/13.0100 por dólar y en su valor mismo día cerró previamente con una pérdida de 19.54 centavos a 13.0279/13.0299 por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operó en 12.75 por dólar a la compra y 13.15 por dólar a la venta.