El peso ha caído frente al dólar en ocho de las últimas nueve semanas, acumulando una depreciación de 14.29%, esto es una pérdida de valor de 2.58 pesos.

Lo anterior se debió, sobre todo, a la incertidumbre derivada de la postergación de la ratificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque también por la fortaleza del dólar estadounidense.

La debilidad del peso no fue la excepción, también las monedas de otros países emergentes se depreciaron en el mismo lapso, como el peso argentino, que cayó 38.92%, seguida por la lira turca con una caída de 15.46%, el rand sudafricano con un retroceso de 11.34% y el real brasileño que perdió 9 por ciento.

El viernes el tipo de cambio concluyó en 20.6665 pesos por dólar en operaciones interbancarias a la venta, con respecto a las últimas transacciones de la sesión anterior (20.8290 pesos), resultó una apreciación de 0.78%, equivalente a una revaluación de 16.25 centavos. Pero, durante la semana registró una pérdida de 1.44%, esto es una caída de 29 centavos, por el mayor fortalecimiento del dólar, ante el aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal y por la perspectiva de más incrementos este año.

En el mercado electrónico, a las 6 de la tarde del domingo, la paridad peso-dólar operó en un precio de 20.6760 pesos por billete verde, frente al cierre previo de 20.6665 pesos, significó una ligera depreciación de 0.05 por ciento.

[email protected]