El peso mexicano se depreció el viernes 0.64%, según el precio final del Banco central, en medio de una huida de los inversionistas hacia el dólar, un refugio en medio de focos de incertidumbre mundial como la deuda de la zona euro y la demanda global de materias primas.

El peso retrocedió 7.50 centavos, a 11.7250 unidades por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.6630 y 11.7883 unidades por billete verde.

El índice del dólar, que mide su desempeño frente a una cesta de seis divisas referenciales, subía 0.9% apoyado además por el tono positivo de datos de confianza del consumidor e inflación en Estados Unidos.

"En términos de divisas, el índice dólar es el que está dando la pauta", dijo Eduardo Avila, subdirector de análisis del grupo financiero Monex.

En la jornada, el peso había caído hasta 1.19% a 11.7883 unidades por billete verde, su peor nivel desde el 12 de abril.

"Estamos viendo un escenario más o menos típico de aversión al riesgo, donde los mercados accionarios están negativos, las tasas en Estados Unidos están bajando y las monedas emergentes empiezan a mostrar debilidad", agregó Avila.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo que Grecia debe tomar medidas adicionales para consolidar sus finanzas públicas este año porque está incumpliendo las metas de reducción de déficit acordadas con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional

En tanto, los precios del petróleo caían este viernes por el avance del dólar y por noticias de que el líder libio, Muammar Gaddafi, habría resultado herido.