El peso mexicano operaba estable este jueves luego de que datos en Estados Unidos y una mejoría en los precios del petróleo atenuaran la volatilidad de los mercados, consolidando además el rango de 11.50-11.70 por dólar visto en las últimas cuatro semanas.

La moneda ganaba un marginal 0.01%, a 11.6738 unidades por dólar.

Aunque las ventas minoristas y las solicitudes de seguro por desempleo en Estados Unidos mostraron números inferiores a las expectativas, confirmaron una tendencia de mejoría económica, lo que junto a una aparente estabilización de los precios del crudo, daba respaldo al peso.

"El peso claramente ya está validando un rango entre 11.50 y 11.70", dijo Iker Cabiedes, analista económico de JP Morgan. "La noticia positiva sería ver que se estabilicen los niveles actuales. Con el barril de petróleo cerca de los 100 dólares sería ya bastante positivo", agregó.