La semana pasada el peso mexicano logró un fuerte desempeño apoyado por la expectativa de un estímulo monetario por el Banco Central Europeo (BCE) y por las minutas de la Reserva Federal (Fed), en las que se dijo que esperará para subir sus tasas referenciales más adelante en el año y no durante el primer trimestre de 2015. Sin embargo, los expertos consideran que para una mejora considerable en la valuación de la divisa nacional es necesaria la certeza de un mayor crecimiento y mercados más estables a nivel global.

El peso consiguiendo repuntar 0.45% frente al dólar, cerrando en 14.59 pesos por dólar, su nivel más fuerte en 13 sesiones, marcando una de las principales ganancias semanales del ranking de las monedas emergentes.

No obstante, en lo general los analistas siguen viendo a un dólar fortalecido frente a monedas globales ante los signos de expansión de la economía de los Estados Unidos y la expectativa que la Fed suba sus tasas este año, tarde o temprano.

Asimismo, dicen los especialistas de Actinver, la evolución de los precios del petróleo es otro aspecto en favor del dólar, de seguir bajando los precios la incertidumbre mantendría la compra de TBonds .

Si bien el peso se ha apreciado en los últimos días, únicamente hemos pasado a una postura neutral frente al dólar. Lo anterior se debe principalmente a la posibilidad de que la volatilidad se incremente de nueva cuenta en un entorno de bajos precios del petróleo, expectativas sobre un alza de tasas en los Estados Unidos (y fuerte consenso de mercado a favor de una extensión de las ganancias global del dólar) y datos locales mixtos. En este contexto y a pesar de la paciencia de la Fed, destaca el continuo buen desempeño del mercado laboral , advierten por su parte los especialistas de Banorte.

Por otro lado, aún con niveles altos de la divisa estadounidense, hay la posibilidad de que el Banco de México pudiera hacer algún cambio en la política monetaria más pronto de lo esperado, si se contaminan las expectativas de inflación y se materializan mayores precios al consumidor.

Este lunes y luego de que el precio del petróleo WTI extendiera la baja registrada durante los últimos seis meses, acumulando una pérdida del -57% en términos netos (107.68-45.90 dólares), el peso perdió parte de sus avances de la semana previa.

En términos técnicos y después de alcanzar prácticamente el nivel psicológico de los 15 pesos por dólar, lo que coincide con la parte alta de las bandas de Bollinguer, los analistas comienzan a ver un punto secundario alrededor de los 14.75 pesos por dólar. Los osciladores de corto plazo mantienen una tendencia de baja e incluso se comienzan a ver niveles de sobre compra en algunos indicadores.

Hacía adelante, la visión es más optimista sobre el peso mexicano.

Consideramos que se mantiene el episodio de sobrerreacción y que la cotización peso-dólar se podría estabilizar hacia niveles por debajo del 14.50 pesos por dólar más adelante en el año.

Pero esto será hasta que se observe que los precios del petróleo se estabilicen y se consolide que el momento de la economía estadounidense se transmite a la economía local , dicen los especialistas de Invex.

Por ahora, de acuerdo con los analistas de Banorte, en conjunto con bajas tasas de interés relativas a otros EM (sobre todo ajustadas por volatilidad), el peso permanecerá muy sensible y vulnerable al entorno externo, aunque gradualmente ganando soporte de factores locales más positivos.

En contrapeso a favor del peso se encuentran las expectativas de lasitud monetaria por parte de los principales bancos centrales.

[email protected]